LA CIUDAD DE LA JUSTICIA YA NO PARECE UN AEROPUERTO

La Ciudad de la Justicia de Barcelona ya no parece un aeropuerto. No sólo no parece uno de esos aeropuertos vacíos de última hornada, que también lo fue en un tiempo no tan lejano, sino que tampoco parece uno de esos corrientes, llenos de gente y sobretodo de gente que está “de paso”.

Poco a poco la Ciudad ha ido creciendo y acogiendo y cogiendo pátina. No es para menos, pues son más de cinco años de vida y a esa edad los niños no sólo hablan, sino que dicen verdades.

Con las paredes de la Ciudad de la Justicia ocurre lo mismo. Carteles con mensajes impactantes y muñecos que parecen tener vida propia invaden los pasillos de la Ciudad, sobretodo desde el pasado 4 de septiembre, cuando empezó la huelga de funcionarios de justicia de Catalunya. Ambiente que se ha visto aún más crispado con la reciente sospecha de huelga indefinida a nivel estatal del colectivo de secretarios judiciales.

No sabemos si la huelga actual está prosperando en cuanto a sus reivindicaciones, pero lo cierto es que se han dado los condicionantes para que exista y tenga impacto. Lo que sí sabemos los que acudimos a diario a los Juzgados son las consecuencias que por el momento la huelga está causando a unos y a otros.

Como decíamos al principio, la Ciudad de la Justicia ya no parece un aeropuero ¡Por fín! Ojalá algún día funcione, y funcione con todos sus operadores jurídicos.